NUESTRO COLEGIO

En 2019 cumple 50 años

HISTORIA

El Colegio Don Bosco-Salesianos de León, fundado en 1969, es un Centro Educativo que aúna tradición y futuro, con espíritu innovador. Un Colegio donde los jóvenes se educan en un entorno próximo y cercano. Profesores comprometidos, las mejores instalaciones y los valores que caracterizan a los Salesianos: acogida, cercanía, calidad educativa y desarrollo integral de la persona.

CINCUENTA AÑOS DE HISTORIA

La historia se remonta al momento en el que la Junta Vecinal de Armunia, pedanía a las afueras de León, dona los terrenos a la Inspectoría Salesiana, con determinadas condiciones, para que hicieran una escuela de Formación Profesional. Siendo presidente D. José Velilla y en la sesión del 15 de octubre de 1956 se había decidido la cesión de unas fincas a los Salesianos.  D. Emilio Corrales, Inspector en ese momento, recibe la donación que se formaliza el 11 de enero de 1957. Papeleo ante notario…, permisos adecuados de entidades superiores a los firmantes…, todos los requisitos de una obra que empieza y que a día de hoy se convierte en cincuentenaria.

En 1969, ya está terminada la mayor parte de la instalación y todo está preparado para que el colegio pueda comenzar el curso en septiembre. El primer director del colegio es D. Alfonso Milán. El colegio se crea también como internado pues su primera finalidad será servir de seminario o formación de jóvenes aspirantes a ser miembros de la Congregación Salesiana, es decir, a ser salesianos. De esta forma, cuenta con dormitorios grandes y un comedor grande también y otras salas comunes capaces de acoger a un número considerable de chicos.

Y llegaron en su día los “aspirantes” pero había más sitio y también llegaron con ellos algunos chicos del entorno como medio- pensionistas y también había chicos externos que aprendían “oficios”. ¿Solo chicos? Sí, solo chicos, era un seminario. Así nació el Centro Don Bosco.

Los comienzos de todas las obras suponen mucho de ilusión y también, en muchas ocasiones, mucho de dificultades, y esta no careció de ninguna de las dos cosas. La ilusión venía de poder contar con una obra muy apta para la acogida de “nuestros” aspirantes y las dificultades porque entonces no existían muchas posibilidades económicas para acometer una obra tan ambiciosa; así que en el campo de la economía se procuró apañarse y en el de la ilusión mantenerla viva durante todos estos años porque, aunque cambió el perfil, siempre fueron niños y jóvenes y, desde hace años, también niñas y chicas jóvenes que han ocupado las aulas de este Centro.

Hoy, al cumplirse los cincuenta años del Centro Don Bosco, nos complace recordar a tantas personas que lo hicieron posible en origen y posteriormente: Destacamos, entre los salesianos, dos directores que llegaron posteriormente a ser Provinciales: D. Alfonso Milán y D. Filiberto Rodríguez y a quien hoy es el Rector Mayor de los Salesianos, D. Ángel Fernández Artime, que también pasó por esta casa como joven estudiante. Entre los que, sin ser salesianos, estuvieron siempre cerca en los orígenes y algunos hasta hace cuatro días: D. José Velilla, el Doctor Magín Perandones y no pocos más de recuerdo entrañable.